Recibe mas informacion sobre cuidados de tatuajes.

Suscríbete para recibir noticias sobre promociones, ofertas y eventos.

LA PREPARACIÓN, CLAVE ANTE EL DOLOR DE UN TATUAJE

La práctica del tatuaje está íntimamente ligada a la experiencia del dolor. Forma parte del ritual, y así ha de ser entendido. Pero por mucho que tengamos asumida la idea de que no solo hemos que disfrutar del destino, sino también el viaje, es comprensible que la mayoría de las personas que deciden tatuarse en una zona del cuerpo “virgen” quieran saber por anticipado qué grado de sufrimiento van a tener que afrontar.
Lo primero que debemos saber es que el dolor es, por definición, una experiencia subjetiva. Está descrito médicamente como un fenómeno complejo y multidimensional, en el que no entran en juego solo factores físicos y sensoriales, sino también emocionales e incluso socioculturales.

La ansiedad y el pesimismo son algunos de los elementos que inciden directamente en el grado de tolerancia al dolor de unas personas respecto a otras. Precisamente por esta razón conviene tomar con precaución los relatos que nos llegan de terceras personas (sobre todo si se trata de alguno de los videos que circulan por internet donde se muestran reacciones absolutamente desproporcionadas de personas a las que se está realizando un tatuaje).
El tatuaje consiste esencialmente en realizar una herida en la piel, lo que desencadena una excitación o estimulación de las terminaciones nerviosas. El dolor, por lo tanto, forma parte del “juego”. En todo caso, la tinta se inyecta en la tercera capa de la epidermis (que es la capa externa de la piel, y se renueva constantemente a lo largo de nuestra vida); es decir, no llega a alcanzar la dermis, situada a más profundidad (entre 1 y 2 milímetros).


CONSEJOS ANTES DE TATUARTE

Conviene llegar al local con una expectativa real del dolor asociado a la zona del cuerpo que quieres tatuarte. La preparación mental es esencial para mantener la calma durante la sesión y no vivirla como un sacrificio sino como una experiencia positiva.
Como apuntábamos al inicio de este artículo, no debemos hacer demasiado caso de los testimonios de terceras personas.
No debemos llegar a la sesión en ayunas. Es importante haber comido bien ese día y evitar el café o cualquier tipo de estimulantes. Tomar una valeriana o una tila también puede ayudar.
Es completamente incierta la idea de que las drogas o el alcohol pueden ayudar a reducir el dolor. Más bien al contrario; ese tipo de sustancias incrementan la sensibilidad.
Los antiinflamatorios como el ibuprofeno pueden ayudarte a aliviar ligeramente el dolor y la inflamación, pero solo debes tomarlo si en tu caso no hay una contraindicación médica.
¡Disfruta y vive la experiencia!

¿COMO SE COBRAN LOS TATUAJES?

Normalmente, en un estudio de tatuaje se suele cobrar por el tiempo requerido en la realización de dicho tatuaje. Si son diseños de un catálogo el artista los habrá realizado en más de una ocasión, por consiguiente, ya sabrá cuanto tiempo ha usado para hacerlos y tendrán un precio marcado. A veces, se suele confundir un tatuaje “caro” con un tatuaje complejo y laborioso, te aconsejamos que, una vez te orienten sobre el precio, no regatees con el artista , intenta simplificar el dibujo. No te hagas nunca un tatuaje pequeño ni un diseño que no desees realmente por causa de su coste, espera y tatúate lo que realmente quieres y al tamaño que desees.

¿COMO VENIR A LA CITA?

No tomes el sol ni rayos UVA antes de la cita. -Acude sin haber consumido alcohol ni drogas y procura no “sobrepasarte” la noche anterior, evitarás pequeños mareos o desmayos. Descansa bien antes de venir. Es normal que tu cuerpo te juegue una “mala pasada” y te sientas un poco mareado en los primeros momentos de la sesión; en la mayoría de los casos se debe al estado nervioso del cliente. No acudas con el estómago vacío e ingiere algo de azúcar o refrescos de cola. -Ven limpio, aseado y relajado. -Avisa al tatuador de posibles enfermedades contagiosas (solo tu lo sabes), embarazo así como el uso de marcapasos o similares.

¿QUE CUIDADO DEBO DAR A MI TATUAJE?
La sensación que notarás en las primeras horas posteriores a la realización del tatuaje será como si tuvieses una pequeña quemadura. El tatuador te cubrirá el tatuaje, mantenlo así un breve tiempo, después límpialo suavemente con un jabón antiséptico y agua tibia. Tras secarlo sin frotar aplica una fina capa de crema antibiótica. Este proceso se repetirá tres o cuatro días varias veces al día hasta que aprecies que se ha formado una costra. En este momento sustituye la crema antibiótica por una fina capa de vaselina esterilizada para mantener el tatuaje hidratado y que la costra no se reseque. Durante la curación, evita el sudar demasiado, el sol, la piscina, la playa, y el bronceado excesivo pues restará calidad al tatuaje; de ahora en adelante protégele del sol No te arranques la costra, no te rasques y en quince días aproximadamente disfrutarás de tu nuevo tatuaje. Te acompañara de por vida.

¿SE PUEDE BORRAR UN TATUAJE?

Es difícil aunque no imposible. Y también es un proceso caro y en ocasiones largo. Quitar una pequeña parte (un nombre, una línea) es más fácil que eliminar todo un complejo diseño. Existen varios métodos para eliminar los tatuajes: Técnicas de Láser, Dermoabrasión, Excisión. Otras dos posibilidades para disimular un tatuaje son: - Cubrirlo con cosméticos. - Disimularlo con otro tatuaje mayor o de tipo étnico por ejemplo.

¿QUE RIESGOS HAY AL HACERME UN TATUAJE?

El riesgo de contagio de enfermedades graves (SIDA, hepatitis B) es muy bajo, siempre que se tengan las precauciones necesarias de higiene y se utilice material estéril. Tampoco son frecuentes las infecciones leves de la piel. Sin embargo, algunas personas tienen tendencia a producir cicatrices gruesas (queloides).Uno de los peligros de los tatuajes es... el arrepentimiento. (Que se pase de moda o que ya no le guste a uno).


Cuidados de Tatuajes en Bogotá Preguntas frecuentes tatuajes en Medellín

OTROS FACTORES QUE INFLUYEN EN EL DOLOR DEL TATUAJE


EL DISEÑO DEL TATUAJE.


Las línea finas suelen doler más, dado que la aguja ha de clavarse en una superficie más pequeña. Para entenderlo, podemos imaginar unas raquetas para caminar por la nieve; cuanto más ancha sea la raqueta, menos nos hundimos. En términos generales, las zonas de relleno duelen menos, aunque los tatuajes muy grandes y con mucho relleno obligan al tatuador a repasar más veces por la misma zona, lo que inevitablemente produce un dolor adicional.  


LA TÉCNICA DE TATUAJE.


Las técnicas manuales, como el tradicional japonés tebori, el maorí o la tailandesa (que se realiza con varilla de bambú), transmiten menos sensación de dolor, pero probablemente esto se debe únicamente a que el golpe amortigua la percepción del pinchazo.


EL TIPO DE MÁQUINA DE TATTOO.


La inmensa mayoría de los tatuajes se realizan con máquinas. Las más comunes funcionan con un sistema de bobinas. Existen también máquinas rotativas directas, que duelen más, a menos que cuenten con un pistón o fleje, que amortiguan algo el pinchazo. Tanto en las rotativas como en las de bobina es posible reducir el dolor si se trabaja con cartuchos, que son un tipo de dispositivo más novedoso que, en lugar de utilizar agujas y tubos, funciona con una aguja integrada en el propio tubo. En indeleble Tattoo utilizamos cartuchos para lo que hace menos doloroso y traumático el procedimiento.


LA EXPERIENCIA DEL TATUADOR.


Un tatuador que no domine la técnica puede llegar a producir más dolor por la tendencia de los primerizos a clavar más la aguja o a no clavarla en el ángulo adecuado. Otra ventaja de escoger a tatuadores con experiencia es la habilidad de éstos para adaptar la intensidad y el ritmo de la sesión a las necesidades y el estado de ánimo del cliente en cada momento.


EL ESPACIO.


Las condiciones del local donde una persona decide hacerse un tatuaje influyen de forma inconsciente en su experiencia global. Evidentemente no reduce el dolor en sí mismo, pero sí la percepción que se tenga del mismo. Es importante que el local no esté abarrotado de gente, que el ambiente sea agradable, que la música no sea demasiado agresiva y que la temperatura sea adecuada (ni demasiado calor ni frío).

Obtén más información